sábado, 10 de noviembre de 2012

Estrella cegadora


Un día el destino llamó a mi puerta, y sin tan siquiera saberlo, la encontró abierta. Durante años los buenos momentos fueron pasando sin ser aprovechados, y mientras, yo como un tonto, te dejaba de lado. Pero al fin llegó la ocasión de despertar, cerrar la puerta y no dejarte escapar. Como un iluso, me hiciste creer que eras de otro planeta, y yo solo una herida puñetera. Sin embargo tú no eras ningún planeta, ni yo pedazos de piel muerta. Ya lo entiendo todo... Yo soy ese mundo entre vacíos, mientras que tú, la estrella que ilumina mi camino.


3 comentarios:

  1. ...q profundidad tienes eh ! n tienes limite o q jaja

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

No tengáis miedo, que comentar es gratis.